Proporciona tus datos



Corrija los errores e inténtelo de nuevo.
Recibirás un correo de recuperación de contraseña

Tarjetas de crédito empresariales, una solución integral para los negocios

28 AGO 2015    Por: Redacción Red de Empresarios Visa

Apoyo

Controlar gastos y resolver necesidades operativas son tareas obligatorias para las empresas a cualquier escala. Si estos objetivos escapan de su radar, experimentarán dificultades financieras que pueden derivar en un estado de iliquidez o incluso, de quiebra. Por ello, resulta indispensable que los negocios cuenten con instrumentos financieros que les permitan manejar de forma óptima sus erogaciones y capital de trabajo, tal como lo hacen las tarjetas de crédito empresariales.

La idea generalizada sobre este tipo de plásticos es que son productos diseñados para grandes corporaciones o, en el mejor de los casos, para medianas empresas; sin embargo, las instituciones y firmas de servicios financieros también se han preocupado por el desarrollo de tarjetas de crédito corporativas para los agentes productivos que constituyen al segmento MiPyME –además de compañías medianas, empresas pequeñas y micro–.

Los especialistas en el tema explican que las tarjetas de crédito empresariales pueden ser concebidas como soluciones integrales para los hombres y mujeres de negocio, pues además de acoplarse a sus necesidades específicas, les ofrecen paquetes de beneficios que pueden aprovechar para acelerar el crecimiento de sus proyectos.

Al profundizar en el rubro de las necesidades de negocio, la evaluación de los plásticos empresariales arroja muy buenos resultados. Las tarjetas de crédito corporativas, en primera instancia, permiten a las firmas reducir sustancialmente el uso de efectivo.

Y es que el manejo de papel moneda entraña diversas problemáticas. Por una parte, complica la ejecución de transacciones y dificulta el control que tienen los usuarios sobre sus gastos. Por otra, les genera riesgos importantes, que no contemplan únicamente el robo, sino las pérdidas relacionadas con acciones imprudenciales.

A este panorama hay que añadir otra condición. Efectuar análisis financieros a partir de erogaciones hechas con efectivo resulta más difícil que a partir de transacciones realizadas con tarjetas de crédito empresariales.

En este sentido, es más sencillo documentar los gastos ejecutados con plásticos crediticios, pues a diferencia del papel moneda, éstos ofrecen la emisión de estados de cuenta y reportes con distinta periodicidad, que le comunican a los líderes empresariales cuánto y en qué están gastando; información que les sirve para modificar sus patrones de consumo y redirigir sus recursos.

Otras ventajas empresariales de estos instrumentos financieros son:

1. Controlar eficientemente los gastos de representación, es decir, las erogaciones que realizan los miembros de la empresa a nombre de la misma.

2. Evitar que los negocios se descapitalicen ante necesidades de capital de trabajo, es decir, aquellas que están directamente relacionadas con su operación.

3. Eliminar los riesgos de fugas, típicos del uso intempestivo o descontrolado del papel moneda.

4. Suprimir los costos monetarios y temporales de asegurar el efectivo.

5. Disfrutar de una variedad de beneficios adicionales al crédito, entre los que destacan: seguros contra el extravío de los plásticos, reemplazo de tarjetas, asistencia médica en viajes, descuentos en diversos establecimientos, etcétera.

Para los analistas financieros, las tarjetas de crédito empresariales son herramientas que las empresas pueden emplear para competir en un entorno cada vez más exigente y crecer al ritmo que desean.

Descubre las tarjetas Visa